¿Por qué no soy feliz?

Abre los ojos.

 

¿Quién soy? ¿Qué necesito?¿Cuáles son las prioridades que me hacen feliz?

Cuando nos hacemos estas simples preguntas y empezamos a contestarlas de forma sincera y objetiva podemos llegar a desentrañar muchos de los pensamientos que nos hacen caer en espiral. Cuando empezamos a hacernos estas cuestiones, se empieza a desarrollar la Inteligencia emocional.

Tu Inteligencia Emocional irá creciendo de manera exponencial y constante. Hay muchas formas de desencadenar nuestra calma mental. Porque, por ejemplo el Yoga o la Meditación pueden llegar a darnos paz física. El Mindfundless (tan de moda) nos da unas herramientas interesantes para controlar los pensamientos cíclicos, las necesidades no cubiertas en nuestras distintas fases del crecimiento psicológico y de la personalidad. A lo largo de las próximas semanas hablaremos de temas relacionados con distintas técnicas.

Los buenos y malos recuerdos, la infancia, la adolescencia, la vida adulta, las convenciones sociales, el qué dirán, el amar (o no) al prójimo, el derecho a decidir, saber informarte, saber priorizar… son cosas que tenemos que conocer, utilizar y saber de nosotras mismas para poder crecer de una manera adecuada.

Analiza por un momento los efectos de sentirnos en constante necesidad de aprobación y competición. Cómo nos afecta a todas las acciones del desarrollo humano, de nuestra personalidad y nuestra inteligencia emocional.

Veremos el poder de sugestión que se esconde en muchas campañas publicitarias, que nace de aquí.

Este pensamiento nos ataca en muchas facetas de la vida diaria: cómo te vistes, cómo te maquillas (o no), como comes, como duermes, como amas, cómo disfrutas tu tiempo…

Empezar a tomar consciencia de nuestro cuerpo, de nuestra sexualidad y nuestra espiritualidad. Todo está conectado. Somos un círculo, somos cíclicas.

Déjate fluir. Eres perfecta tal cual eres. Eres la selección natural en persona, los genes más fuertes. Estás aquí y ahora. Eres única y especial. No hay nada como tú en el Universo. Escúchate.

Un abrazo Minimoliano.

Minimol del Campo

 

 

Deja un comentario