Animales sociales

Y es que, así describen al ser humano muchos expertos: que si sociólogos, que si antopólogos, que si psicólogos…

Y tienen mucha razón, la verdad es que no somos conscientes de lo que nos influye la sociedad hasta que es demasiado tarde y ya has hecho, y mucho, el ridículo. Un claro ejemplo es el momento groupi, ese en el que a todas tus amigas les gusta un/a cantante y tu, pobre de ti, sucumbes sin pensarlo. Recuerdo mis dolientes 11 años, cuando me vino la regla y estaba empezando a sufrir los primeros vaivenes de las hormonas. Que si ahora subo y el mundo es una mierda, que si ahora bajo y me siento casi una persona normal… Esa fue la época en la que puse a prueba el amor de mi madre, el momento culmen en el que estoy segura, que la hubiese encantado matarme. Gracias mamá, por aguantarme.

Y es que a todas mis amigas las dio por escuchar a la pava de Laura Pausini, y yo no fui menos. Y la tortura a la que hice pasar a toda mi familia, a dia de hoy aun me pesa en los hombros. Es duro, muy duro, y desde aquí pido disculpas públicamente, aunque eso signifique que si tenía algún tipo de reputación, la tire por el retrete. Y es que, acababa yo de escucharla, y empezaba mi vecina de abajo. Y acababa ella, y empezaba la de arriba… A día de hoy, es escuchar esa voz chillona y no hay un pelo de mi cuerpo que no se ponga de punta. Me imagino, que será fruto de las altas dosis de hormonas y desvarío lo que me hacía aguantarla.

Pero, ahí no quedó todo. Los New Kids on the Block, fueron también parte de esa tortura inimaginable que mis pobres padres tuvieron que pasar, aunque en este caso, la culpa fue suya, porque me regalaron mi primer cassette, y claro, no podía dejar de escucharles.

El segundo síntoma de que la sociedad nos empuja a cosas raras fue el momento en el que todas mis amigas quedaban para vestirse iguales. A la pregunta ¿qué te vas a poner hoy? seguía un, no tia, eso no que yo tengo el jersey de cuello alto negro sucio, y no me lo puedo poner… Todas teníamos que ponernos lo mismo: la falda de tubo con los calentadores, el peto vaquero con la camiseta por encima del ombligo… y cuando me empecé a dar cuenta del ridículo que hacíamos, y decidí ponerme otra cosa distinta de lo que mis amigas decidían ponerse para salir, fuí fulminantemente echada del grupo.

Fuente: Quino

La verdad, igual se suponía que yo tenía que sentirme mal o algo porque me echaran del grupo, pero en el fondo de mi corazón, sentía una gran liberación. En ese momento decidí que nadie iba a dictarme nunca ni lo que ponerme ni lo que escuchar. Por esos entonces, tenías que pertenecer a algún topo de tribu urbana. Cuando la gente me preguntaba: pero, ¿¿ tú que eres?? ¿¿rapera?? ¿¿gótica?? yo respondía: soy persona. Y eso fue una sensación de reafirmación sobre mí misma que a día de hoy aún me deja un buen sabor de boca. Fue la primera vez en mi vida que me sentía mayor.

Después de ese paso, vino el del sexo. Mis nuevas amigas, más mayores todas que yo, me miraban raro porque con 13 años no me había tocado nadie las tetas ni el culo. Y es que, estaba muy pero que muy mal visto dejarse tocarse por nadie. La verdad, yo no entendía del todo el motivo por el que tocarte el culo te hacía mayor o especial. Y era raro, porque por un lado había una parte de la sociedad que te miraba mal y te llamaba puta si te besabas y te maniculitanteabas con chicos. Por el otro, había otra parte que te miraba como si fueras extraterrestre si nadie te había tocado las tetas…

Así que, en toda mi fase de experimentación, decidí que de ese fin de semana no pasaba sin que me tocaran las tetas y el culo. Me enganché a un chico y me enrolle con el. La verdad, el chaval no tenía ni idea ni de besar, ni de tocar tetas ni de tocar culo. Así que, sin comprender el afán de nadie porque le tocaran, dejé para más adelante eso de meterme mano. Y cuando le cogí el gustito, cuando un chico que me gustaba mucho me metió mano por primera vez y me puso en órbita, entonces comprendí a lo que se referían aquellas muchachas. Pero eso no fue hasta muchos años después, por lo que Fridas y Kahlos, os recomiendo encarecidamente que no toméis decisiones por la presión social, la de grupo. Nunca serán experiencias tan placenteras como si decidís hacerlas en el momento adecuado con la persona adecuada.

Luego vinieron las drogas. El alcohol, el tabaco, los canutos, la cocaína, el éxtasis, el LSD, las setas… en mi barrio había de todo, y existía una especie de competición absurda por quién sería el/la que más se ponía, el/la que más mezclaba, el /la que más aguantaba. Todo esto no es más que un montón de tonterías, aderezadas por las subidas de hormonas que en todo caso trae más experiencias chungas que agradables. Yo soy una aférrima defensora de las drogas, opino que hay que tomarlas cuando apetecen, cuando nuestra conciencia nos pide agrandarse, cuando queremos conocernos mejor… hay muchas muchas maneras de tomar drogas, pero nunca lo hagamos ni para evadirnos ni para demostrar algo.

Las drogas, como la medicina, tiene su función. Tiene su manera de usarse, tienen su razón de ser. Los mismos animales las utilizan (los renos del norte de Europa se ponen finos de setas alucinógenas, los Jaguares se colocan con liana de ayahuasca, los pájaros, las vacas y otros animales comen fruta fermentada, que no es más que alcohol, los gatos buscan la hierba nebeda para volverse locos…). El hecho de que el alcohol esté legalizado en la mayoría de los países y que su consumo sea culturalmente aceptado, y que sin embargo tachemos de locos a los mexicanos que usan sus setas… eso es relativismo cultural del chungo, del excluyente, que trabaja haciendo que pensemos y creamos que nuestra postura, la de occidente, sea la única válida.

Caer en la presión social no es bueno para nadie. Con el tiempo, tu mism@ irás creando tus mecanismos de defensa hacia estas presiones. Hoy en dia, ademas de las presiones descritas, hay otras muchas que nos hacen mucha pupa, que son las que vienen de los medios de comunicación. Así que, Fridas y Kahlos, calzaros el chubasquero para hacer que todas las tonterías del mundo os resbalen y haceros fuertes en vosotr@s mism@s, en vuestra identidad.

Que nadie os dicte nunca lo que tenéis que ser, vestir, pensar o hacer. Os deseo con todo mi corazón que seáis libres, pero de verdad.

Un superbeso Minimoliano.

Hoy hace 10 años

 El primo Paco, no se puede ser más guapo.

Hoy hace 10 años que mi vida dio un vuelco, y no sólo mi vida sino la de toda mi familia. Hoy hace 10 años que nos falta Paco, mi  primo, que nos dejó con una penita muy grande. Porque era muy pronto, porque no se lo merecía. Porque estas cosas no deberían ocurrir nunca. De hecho, nadie se merece acabar como él lo hizo.
Siempre que llegan estas fechas se me revuelve el alma. Nunca he escrito sobre este tema, porque, aunque han pasado 10 años, sigo llorando como una niña cada vez que abro la cajita de mi memoria donde tengo guardadas todas estas sensaciones y experiencias. 
Hoy, aunque con lágrimas en los ojos y las convulsiones que conllevan, estoy lista y preparada para compartir con aquellos que quieran escuchar mi relato sobre aquel día fatídico, lo que me ocurrió. Que este texto sirva para concienciar las mentes de todas aquellas personas en cuyas manos reside la responsabilidad de que hechos como el de aquel 11 de Marzo no vuelvan a ocurrir jamás.

El que, en mi humilde opinión, tuvo la culpa de la muerte de Paco. Fuente

Todo empezó como cualquier otro día, me levanté, me preparé y me fui a trabajar. En esos días estaba trabajando en una empresa llamada DENTALITE, una empresa que se dedica a cosas de dentistas. La verdad, no entiendo muy bien qué hacía yo allí, pero bueno, era un trabajo. Llevaba muy poco trabajando, semanas, creo (la verdad, ya no lo recuerdo). Lo que sí recuerdo fue que me esforcé mucho por ese trabajo, como auxiliar administrativo. Y parecía que todo el mundo estaba satisfecho conmigo (o eso me parecía a mí).
Llegué a la oficina, tan normal, como siempre. Pero, al entrar una de mis compañeras que escuchaba la radio empezó a comentar compungida que habían puesto una bomba en Atocha y en Alcalá de Henares. El miedo recorrió mi cuerpo, de cabo a rabo, ya que mi madre, mi hermano y mi abuela vivían en aquella localidad. Yo me crié en Torrejón de Ardoz, un pueblo pegado a Alcalá. Y toda mi familia (o casi toda) vivía y vive en el Corredor del Henares: Vallecas, Santa Eugenia, Entrevías… Todos mis amigxs cogían el tren para ir a la universidad (bendita huelga que salvó el pellejo a un montón de gente), para ir a trabajar, para hacer sus vidas…
El miedo me hizo coger el teléfono y empezar a llamar a toda la agenda. Las líneas estaban colapsadas, y me costó mucho dar con mi madre y con mis amigxs, pero parecía que todo el mundo estaba bien. Algunos de lxs amigxs que solían coger ese tren se durmieron ese día, otros se salvaron por la huelga, recuerdo una amiga que se libró porque se le olvidaron los apuntes y tuvo que volver a casa… ¡¡Menos mal!!
Ahí llegó la primera advertencia de mi supervisora. No recuerdo el nombre de nadie en esa empresa, excepto el de ella. Primero porque era mi tocaya, Raquel. Segundo, porque me parece la persona más detestable de la puta faz de la tierra. Me dijo que no tenía ningún derecho a estar llamando a nadie en mis horas de trabajo, que volviera a mi sitio y prosiguiera con mis tareas. Le expliqué que toda mi familia y amigos podían ir en ese tren, pero ella insistió en que tenía que seguir trabajando. Y lo hice… con el corazón encogido. 
Llegó la hora de comer y me fui a casa, prosiguiendo por el camino con las llamadas. Al llegar a casa, hablé con mi padre. Yo estaba más tranquila porque parecía que todos mis allegados estaban bien. Y entonces soltó la bomba: no encontramos al primo Paco. ¿Cómo? 
De todos mis primos, Paco era mi favorito. Lo cierto es que siempre le vi como un príncipe azul. Fue el primer chico que me dio una vuelta en moto, y de hecho, por hacerme la valiente, me quemé el gemelo y no dije nada, para que no me tomara por una cría (tenía unos 10 años)… aunque la ampolla era del tamaño de un puño. Era guapo, inteligente, dulce… una persona sublime. Mirando atrás, creo que fue mi primer amor, amor platónico, pero amor verdadero, sincero y puro. Por su culpa siempre he tenido debilidad por los motoristas.
Recuerdo los veranos en Casillas con mis primos con mucha frecuencia, me encantaba pasar tiempo con mi familia. Recuerdo cómo un verano, enseñé a mi abuela a escribir, cómo mi abuelo nos hacía anillos con las monedas de 25 pesetas que tenían un agujero en el centro, lo guapo que era mi tío Paco y lo bien que olía, las tortillas de la tía Amparo, los filetes empanados de la tía Angelines; las croquetas de la tía Pepi, las migas del abuelo y del tío Cándido. Lo bien que me lo pasaba jugando y riendo con mis primas Esther y Rosana, mi primo Rober chinchándome todo el rato, mi primo Pepe metiéndose conmigo. Lo guapas que eran (y son) mis primas Lourdes, Mila, Nuria y Ana, que tenían locos a todos los mocitos del pueblo. Lo que me gustaba hablar con mis primas Eva y Marta, lo brutos que eran mis primos Juan y Candi… pero, ante todo, recuerdo a mi primo Paco, tan guapo, tan alto…
Mi prima Lourdes, su hermana, me llevaba de paseo por Madrid con Paco, su novio por esos entonces y su marido a día de hoy. Me compraban algodón de azúcar y yo me lo pasaba teta con ellos. Pero, lo mejor de esas visitas a Santa Eugenia era dormir en la cama de Paco. Me encantaba dormir rodeada de su olor.
Llamé al trabajo y avisé de que no acudiría por la tarde, que tenía que irme a buscar a mi primo. Mi supervisora me dijo que “tenía una actitud poco profesional” y me despidió. En ese momento me dio igual, tenía cosas más importantes en la cabeza. Pero tengo que admitir que, después, fue algo que me pesó sobre los hombros, y que agravó, con creces, mi tristeza y desilusión posterior. Menuda mierda de mundo injusto y sin corazón en el que vivimos. 
Mi padre intentaba tranquilizarme: no te preocupes, seguro que ha escuchado la explosión y ha visto a tantas personas heridas que se ha puesto a ayudar en los rescates, o se ha ido andando hacia algún sitio… La movilización familiar fue inmediata. Cada día que pasa doy las gracias al Universo por la maravillosa familia que tengo. Podrán pasar siglos sin vernos, pero todos nos llevamos en el corazón.
Todo era un caos. En el Gregorio Marañón, que fue el primer hospital que visitamos, nos dijeron que las listas de afectados las iban actualizando tan rápido como podían, pero que no podían identificar a todo el mundo, por lo que dejamos de guardia a un primo, y el resto nos organizamos. Hicimos grupos entre los primos y los tíos y nos fuimos a recorrer los hospitales con la esperanza de encontrarle. Yo fui con mi primo Juan, y nos tocaban los hospitales del sur de Madrid.
Cuando, horas después, bien entrada la noche, nos rendimos a la evidencia de que no estaría por los hospitales, nos reunimos todos en el IFEMA. Había muchísima gente, muchísimas familias angustiadas. Nosotros no perdíamos la esperanza, estábamos seguros de que aparecería en cualquier momento, conmocionado, en alguno de los hospitales colapsados que visitamos sin éxito. 
Recuerdo el abucheo a los políticos que asomaron el careto por allí. Las tonterías que se escuchaban sobre que si había sido fulanito o menganito el responsable del atentado nos ponía los pelos de punta. La manera en la que algunas personas allí trataron mal a familias afectadas por ser árabes. Desde luego, hay que ser gilipollas. ¿Qué culpa tenían aquellas personas que estaban pasando por lo mismo que todos nosotros? No queríamos saber nada de eso, sólo queríamos recuperar a nuestro Paco y su dulce sonrisa.
Una de las muchas veces que me levanté para ver si había nuevas noticias de los listados, dio la casualidad de que, el señor con el megáfono empezó a hablar. En ese momento, en el que yo estaba lejos de mi familia por haberme acercado a los listados, el señor gritó el nombre: Francisco Javier Barahona Imedio
Y el mundo se oscureció. Empecé a llorar, me caí al suelo de rodillas, hundí la cara en las manos… hasta que noté que alguien me ponía una manta por encima, me ponían de pie y me sacaban del recinto. Tranquila, me decían. Respira hondo, vamos, haz un esfuerzo. Andábamos deprisa. Una nube de personas (imagino que trabajadores sociales y psicólogos) estaban a mi alrededor. Cuando llegamos a la puerta de una nave, la voz (no puedo recordar su cara) me volvió a pedir que respirara. Y entonces, se abrió la puerta.
Una nave diáfana, blanca, con un montón de ataúdes puestos en perpendicular a cada lado de un pasillo sin fin. Yo no entendía nada, no podía dejar de llorar, no sabía qué estaba pasando. Entonces, llegamos al último ataúd de la izquierda. Y allí estaba, mi primo, mi amor, mi Paco. ¿Es tu Francisco? Me preguntó un Guardia Civil. Moví la cabeza a modo de contestación, entre sollozos. Y entonces, me calmé. Sentí su paz, sentí que estaba lejos de allí, en un lugar mucho mejor que éste. Nos dimos la vuelta y me llevaron a la parte contigua de la nave, donde unas mesas y unas máquinas de escribir nos esperaban. Cuando la señora que estaba allí empezó a hacerme preguntas, yo empecé a llorar otra vez. No podía contestar. Entonces, entró Paco, el marido de Lourdes, y se sentó a contestar. Menos mal que él estaba lo suficientemente entero como para pensar y hacer todos esos trámites burocráticos que hay que hacer. Yo me fui de allí, en un extraño estado, que no podía entender. Era como si me sintiera desconectada de la vida y del mundo. Más tarde me diagnosticaron un shock postraumático.
Mi dolor no era nada comparado con el de mi prima y mi tía. Mi tío Paco nos dejó hace ya muchos años, pero pude sentir cómo se indignaba desde el cielo. Toda mi familia, todos mis primos, estábamos (y aún lo estamos) rotos por dentro. Mis primos Candi y Juan que durante muchos años fueron sus mejores amigos, no podían creerse esta situación. Y es que, aunque pasen 10 años ya de todo esto, el primo Paco ha seguido en nuestras cabezas y corazones siempre.
Cuando llegué a casa no podía comer, no podía beber, no podía dejar de llorar. Llegó un momento en el que mi llanto era seco, estaba empezando a deshidratarme. Estuve así durante dos días, hasta  que me acerqué al espejo y me vi completamente desfigurada. Casi no se me veían los ojos, la frente completamente hinchada de llorar. Parecía un Klingon de los de Star Trek. El que era mi pareja entonces me obligó a llamar a mis padres. Cuando mi madre me vio en semejante estado, llamó a una ambulancia. Me pusieron un chute que me hizo dormir un día entero.
Cuando desperté no hacía más que preguntarme por qué. ¿Por qué pasaban estas cosas en el mundo?, ¿por qué no hacen más que poner las imágenes del horror en la tele?, ¿por qué utilizan a nuestros muertos para hacer campañas electorales?, ¿por qué seguir viviendo en un mundo así?
Perdí 16 kilos en un mes. Tuve que hacer 2 años de terapia para empezar a sentirme un poco mejor y dejar de tomar pastillas. Gracias César, por toda la ayuda que me diste. Llevo 10 años teniendo pesadillas, aunque gracias al Universo, cada vez son menos frecuentes. No pude volver a montar en un tren hasta 3 años después sin tener ataques de ansiedad. Cada vez que pienso en todo esto, un terrible y profundo rechazo al mundo me invade…
Las repercusiones psicológicas de perder la fe en la humanidad, el trabajo, la capacidad de ser independiente a la hora de moverme en transporte público, el miedo terrible que tengo constantemente a que algo le ocurra a cualquier persona que amo… son indescriptibles. Aunque hay cosas que no se superan nunca, sí que es cierto que las heridas se convierten en cicatrices y las cicatrices nos ayudan a ser más fuertes. Y aunque hay veces que pican, que duelen, que molestan, nos recuerdan que hemos sido capaces de superarnos como personas.
Y es que, sin quererlo, eso me ha enseñado mi primo: a ser más fuerte, a buscar mi independencia mental, de ideas y de vida. Paco era un ejemplo de superación y de que, si uno quiere, puede cambiar drásticamente su vida, con perseverancia y trabajo. Él me ha enseñado a no temerle a la muerte, a saber que cada día de tu vida puede ser el último y que, por tanto, tenemos la obligación de ser felices, de aprovechar la vida y vivirla con una sonrisa.
A día de hoy, ya estoy mucho mejor. Sigo llorando amargamente la muerte de Paco, no pasa ni un solo día en que no piense en él. El año que viene yo tendré la edad que él tenía cuando murió. Qué poco tiempo te dio la vida para disfrutar de tu familia, de tus logros, de tu chica, de tus sobrinos, de tu vida… Cómo te echo de menos, primo. Qué poco tiempo tuvimos para conocernos mejor, para querernos más si cabe, para estar juntos. Ojalá hubieses podido quedarte a nuestro lado.
Raquel*
Le dedico este texto a mi familia, que pasó y pasa su calvario particular, pero en especial a mi tía Amparo y mi prima Lourdes. Sois las personas más valientes que he conocido en mi vida. Os quiero con toda mi alma.

Un año ya!!

Hoy hace un año que empecé con este blog. Durante ésta vuelta completa al sol me he planteado muchas cosas: irme de voluntaria a una granja, trabajar en cualquier cosa que me mantuviera cerca de la naturaleza y la tierra, meterme a monja budista… yo que sé, se me han pasado mil ideas por la cabeza, y todas ellas enfocadas a salir de esta sociedad, este sistema que, como bien dice la Mami es un sistema zombie : ya está muerto, pero no quiere reconocerlo.

Países tan “civilizados” como la propia Alemania han estallado, pero nada se dice, todo se calla. Sabemos que ya no hay vuelta atrás para con muchas de las acciones que se han llevado a cabo en nuestro país, pero a mi lo que me gustaría saber es si realmente existe la posibilidad de que España sea otra cosa. Creo que debemos tomar la responsabilidad que nos ha tocado vivir, y por eso, he decidido quedarme. No para cambiar el mundo, sino para crear el mío. Con esto no quiero decir que las personas que se han ido a otros lugares sean unas irresponsables que han pasado de su país, creo que es normal que cada uno intente buscarse las habas de la mejor manera posible. Respeto profundamente el valor que hay que tener para enfrentarse a un país distinto, irse lejos de la familia y los amigos para poder tener un futuro.

Y es que no nos damos cuenta de que nos están tomando el pelo. Por todos los lados. Dicen los Mayas que estamos dormidos, y tienen toda todita la razón. Y no es una metáfora, cada dia lo veo más claro. Nos han adormilado con todo su mercado, su capitalismo y su consumismo. Hoy, he tenido que ir (sí, he tenido porque si hay algo que odio en este mundo son los centros comerciales) a comprar. Buscando unas zapatillas, he dado con una escena que me ha puesto la piel de pollo: una niña sola en mitad de una marabunta de ropa y zapatos, todo revuelto, llamando a gritos a su mamá. La mamá estaba cerca de mí, y mirando con cara indiferente a su hija de no más de 3 años, ha pasado de ella. Pero de una manera que me ha revuelto el alma. El padre, llegando por detrás, la zarandea cogiéndola de el brazo y la grita que deje de montar el espectáculo, que deje en paz a su madre comprar. Claro que si.

De verdad, espero que podamos cambiarnos, que hagamos lo posible para no volcar nuestra frustración a nuestr@s niñ@s. Ojalá que, poco a poco, nos demos cuenta de que solo hay una manera de cambiar el mundo, y es por medio de nuestro legado: nuestr@s niñ@s y su educación. Si criamos un montón de gentuza que prefiera mirar zapatos antes de atender a sus hij@s, ¿en qué lugar nos deja eso? Hace unos días leía en algún lugar de la red una frase que me dejó marca: tenemos niños que dejamos abandonados en colegios aburridos y nos extrañamos de que luego los hijos abandonen a los padres en residencias de ancianos. Que sí, que el cole es necesario, que no hay muchas más opciones, que nadie se sienta mal por las palabras que utilizo, pero espero remover un poquito tu conciencia para que, de esa manera, ames un poquito más a los tuyos, y se lo digas de corazón cada día de tu vida.

Un besote Minimoliano, muchas muchas gracias por vuestro apoyo. Gracias a vosotr@s no pierdo la fe en la humanidad. Me ayudáis a creer que un mundo mejor es posible 😉

Podéis seguirme a través de:

https://www.facebook.com/pages/El-Mundo-de-Minimol/1445840572296364

Sobre el chachismo

Qué pesada es la gente con el rollo de intentar decirnos cómo debemos o tenemos que vivir nuestra vida. Etiquetarnos de manera que nos hagan sentir mal con todo, incluso con la talla de ropa. Empezando por esa maravillosa consigna que hemos oído más de una vez: A MI LA TALLA 38, ME APRIETA EL CHOCHO, y dejando bien clarito que no me parece normal que existan “tallas especiales” os dejo que reflexionéis un poco con ésta campaña (y de paso, echar una firmita y la compartís, a ver si a los de Mango se les atragantan las ganas de andar etiquetando):

Que jartera Minimolienses… que pesadit@s todos con el temita. Pero, el chachismo no es solo eso de “hay que ser chachi, y para serlo, tenemos que hacer ésto o lo otro porque es lo que se lleva” (by Mines). Tengo que ponerme colores horteras, ¡¡porque vuelven los 80!!… vamos a ver, si los 80´s ya hicieron mucho daño en su momento… ¿¿por qué nos empeñamos en perpetuar el dolor?? ¿¿Por qué, si un color se pone de moda, solo encuentras ese puñetero color en todas las tiendas en todos los artículos imaginables?? La época del morado, a mi que es un color que me gusta mucho, terminé estragada de él, llevándolo desde los calcetines hasta la bufanda. Cuando de pronto me dí cuenta de que parecía una lombarda,ví la luz, comprendí del concepto “es lo que se lleva”, y el daño que puede llegar a hacer…
Que no, que no es por ser chino, que ese corte de chaqueta ya lo llevaba Locomía… joer, tengamos un poquito de criterio. Y aunque yo estoy a favor siempre de que cada un@ se sienta en la libertad de ponerse lo que quiera, y que tod@s debemos respetar a las personas como son, te digo que si yo me cruzo con alguien por la calle así vestid@, la cara ojiplática no me la quita nadie.

Pero, ya no solo nos dicen cómo tenemos que vestirnos, qué es lo que se lleva, a quién tenemos que considerar “especial” (que es lo mismo que llamarte gorda por toda la cara)… también nos dictan cómo tenemos que comprender el sexo y nuestras relaciones… Y es que, ésto, me pone de los nervios. Señoras, Señores: lo que yo hago en mi cama y con quién lo hago es asunto mío, de nadie más. Últimamente no hago más que encontrarme con artículos que me dicen que si soy monógama, estoy a favor del patriarcado y de un modelo de vida que no es “sano”. Vamos a ver, estoy en favor de la libertad total y absoluta. A mi me parece estupendo que cada persona pueda decidir con quién se acuesta y con quién no… pero que me vengas a vender la moto de el “poliamor”, o las “parejas abiertas”
Rogaría, en general, a la gente del Mundo que nos preocupáramos más por empezar a escribir y a valorar la vida desde un punto de vista más lógico y menos dañino. Es decir, desde el punto de vista de educar a las personas para que comprendamos que hay tantas maneras de vivir el amor como individuos en el planeta. Y el hecho de intentar catalogar, adoctrinar o empujar a los demás a vivir experiencias que no se han ni planteado, es un arma de doble filo. Creo que debemos ser capaces de ver las opciones de la vida para poder elegir, pero opino que si yo decido ser una “guarrilla monógama” (by Martuki), es decir, vivir el sexo a tope, pero con mi pareja, debo ser respetada. Y si llega la hora en que mi pareja y yo tomamos la decisión de probar a acostarnos con otras personas, será nuestra decisión. Pero, basta ya de emitir juicios de valor fundamentándonos en una “libertad” que en mi humilde opinión, traería más problemas que soluciones.

Os dejo con éste maravilloso vídeo, que en mi opinión explica perfectamente el cambio generacional importante que estamos viviendo las mujeres, y que define la libertad de elección como parte del camino.

Se os quiere, Minimolienses.

Cambiando el mundo

Últimamente no hago más que ver cosas que no me gustan. No sé si tiene que ver con el hecho de que mis Fridas y Kahlos han hecho que me ponga esas “gafas violeta” que, al principio no tenía ni idea de que existieran, ni siquiera de lo que significaba. Pero, sí, siento que algo dentro de mí ha cambiado, y ahora cuando veo un anuncio, me parece una parodia de la vida real, cuando antes me fijaba en la modelo o el modelo de turno, pensando en si eran así o asá.

 

Es verdad que la visión cambia, cuando las personas empezamos a ser conscientes de lo que ocurre en nuestro entorno, de cómo funciona la manipulación encubierta que nos trae a todos los seres de este planeta por la calle de la amargura, sientes como una especie de desconexión. Y eso es peligroso, porque, yo por ejemplo que nunca me he sentido muy conectada que digamos a éste mundo, ahora que encima me estoy empezando a sentir más libre, siento que ya nada tiene sentido…

Si ya trabajando en la tele me parecía un auténtico sinsentido que programas como Sálvame fueran los programas más vistos. Ahora que hemos llegado al momento en el que pasan éstas cosas, que resulta que esta señora es de las autoras más leídas… y no me fastidia por que sea ella en concreto, ojalá y escribiera algo que me apeteciera leer… Pero, es que el libro “Cásate y se sumisa”, ese que editó el Arzobispo de Granada, lidera junto con la Esteban las listas. Belén ha vendido cinco ediciones de su libro en quince días. ¿Qué conclusiones sacas tú de todo ésto?
Fuente:Facebook
Y es que, de alguna manera, siento que la madurez ya es un hecho en mi vida, y que me va tocando dar el paso al siguiente estadio. Pero, me da un miedo atroz traer al mundo personitas a las que les puedan hacer tanto daño, como el que esta sociedad me ha hecho a mi. Aunque me considero una persona feliz, he visto y sentido cosas muy feas, que de haber sido el mundo de otra manera, no hubiese vivido de igual forma. Por eso, aunque me tachen de loca, sigo pensando que por tener una excelente cobertura médica o por formar parte del progreso, no me trago yo que mis hij@s crezcan en un país como éste, hay cosas que no se pagan. Hay cosas que no compensan. Prefiero mil veces vivir en la selva y sentirme feliz que la idea de que mis hijas se sientan acosadas por la calle. Y aunque, como dice Carina Kolodny en éste interesante artículo, probablemente muchos de los males de ésta sociedad se podrían evitar con una simple charla, tengo mis dudas de que el sistema capitalista neoliberal nos permita salir “de rositas” de entre sus tentáculos sólo por el hecho de ser un poco más libres.
Porque, como bien me enseñó mi mamá hace no mucho tiempo, el mono número 100 sigue siendo una incógnita para mi. ¿Funciona de verdad esa teoría? Con ese fin sigo escribiendo, animando a otras personas a escribir, a reflexionar a darse cuenta de que las cosas no están bien porque nosotr@s no estamos bien. Realmente, no sé dónde se ha metido ese mono número 100, pero ya va siendo hora de empezar ese cambio, esa revolución que debe empezar en tí, contigo, con tus niñ@s, con tu pareja, con tus amig@s…
Ojalá entre tod@s cambiemos el mundo.
Un besete minimoliano.

Cuando el pasado llama a tu puerta

 

Cupido, la foto es mia…y da un poco de miedito, a que si??


  
Una de esas cosas que te sacuden por dentro me ha ocurrido ésta mañana. Como cada día, sentada con el café recién hecho y escuchando la musiquilla mañanera de turno, abro mi mail. Y entonces, lo veo…..

Esa dirección de correo me suena… abro el mail… ostia!! Sorpresa!!!! Hace más de 10 años que no se de él, y me ha escrito. Me ha escrito para decirme que nunca ha encontrado una persona como yo. Me ha escrito que ha pasado una década desde la última vez que nos vimos, y que no ha pasado ni un solo día en que no pensara en mi. Me ha escrito para recordarme lo felices que fuimos, hasta que dejamos de serlo. Me ha escrito para que me diera cuenta, según él, de la persona que soy para que nadie me tome el pelo como el intentó hacerlo. Qué curioso, cómo pasan los años, cómo cambian las circunstancias, las palabras y las situaciones. De pronto, me hago consciente de que la vida sigue pasando, de que por mucho que nos empeñemos en no darnos cuenta, el tiempo inexorable amenaza con su garrote vil, escondido en la comodidad de tus quehaceres diarios, esperando a que bajes la guardia. Gracias por tus palabras, gracias por reconocer mi valía y mi persona. Te lo agradezco mucho.

No puedo evitar pensar en la reconquista de Granada. No puedo dejar de pensar en esa madre diciéndole a su hijo: no llores como mujer lo que no has podido defender como hombre. Y no estoy de acuerdo con esa definición, que las lágrimas sean propias de las mujeres, o que el valor sea una cosa de hombres… pero, cuánta razón esconden esas palabras. Me pregunto, los amores de la adolescencia y de la pronta juventud, ¿son comparables con los amores que se tienen cuando la vida te ha puesto en tu sitio?

Hace no mucho, un Fuyulso, que es un ser maravilloso que me he encontrado en el camino de la vida, me hacía una observación muy interesante. Me decía: yo con 20 años, lo sabía todo. Con 30 ya no estaba tan seguro, con 40 no tenía ni puta idea y a los 50 estoy más perdido que un pulpo en un garaje. Teniendo en cuenta esta profunda reflexión, me asaltan muchas dudas. ¿¿Será una cuestión hormonal que tengamos claras las cosas??¿¿ que sepamos lo que queremos?? porque yo con los años, lo que voy teniendo muy claro es lo que no quiero… pero, lo que quiero… ¿puede un@ saber lo que quiere sin haberlo experimentado?

No lo sé, a mi trentaytantos, no me siento perdida. Al revés, me voy encontrando poquito a poco, aprendiendo de la vida lo que quiere de mi, el lugar que me corresponde, intentando acomplarme a mi lugar de la manera más suave posible. En la vida pasan muchas cosas, pasan muchas personas por tu vera, pasa el tiempo, pasa la vida, pasa, pasa…. hasta que un@ es consciente de dónde está y quién es pueden pasar muuuchos años. 

Ser que. como dice en inglés en el vídeo, le ha costado mucho, pero a encontrado su verdadero propósito en la vida… ¡Ser sireno!

Pero, cuando consigues sentirte plena o pleno y ver qué has conseguido tus sueños, que has conseguido tus metas, que has hecho bien tu trabajo, que has sabido ayudar a esa persona, que has hecho felices a las personas de tu entorno, que has sido consciente de ese problema y has sido capaz de solucionarlo…. cuando eres capaz de amarte a ti mism@, es cuando más plen@ te sientes.
Doy las gracias al Universo por cada día de mi vida, por tener la capacidad de razonar y asumir, dándome cuenta de que algo tan trivial como saber amar encierra la clave del éxito de nuestra vida.

Besos Minimolianos.

!!!!! Minimol´s Return !!!!!!

Minimolienses tod@s!!!

Quiero daros las gracias por todos los mails que me habéis enviando pidiendo que vuelva al blog. Quiero pediros disculpas, pero entre las Fridas (http://www.proyecto-kahlo.com/) y la vida ¡¡¡se me ha pasado el tiempo!!!

Vamos a terminar el año,  y no me gustaba nada la idea de dejar el blog aparcado. No solo porque sigo pensando que tengo muchas cosas que contar y aportar, sino porque creo que es un ejercicio de lo más interesante para ir poniendo las ideas en orden. Éstos días subiré los textos que he aportado a Proyecto Kahlo, por tenerlos por aquí. Pido perdón de antemano ante aquellos que me seguís ya por PK, ya que los textos serán repetidos, pero me parece importante tener centralizadas mis aportaciones.

Durante éste tiempo he seguido maquinando y reflexionando sobre la idea principal que empezó con todo: la de hacerme autosuficiente. No solo por la situación (qué os voy a contar) sino porque me parece que es la única manera de afrontar un futuro con integridad, siendo felices y cambiando el  mundo, todo a la vez y un poquito mezclado. Sisisi, cambiar el mundo. Porque, como ya hemos oído, leído y visto en mil sitios, hay una necesidad evidente de cambiar lo que ocurre, de cambiar la manera en la que la sociedad está viviendo. Primero, porque no es sostenible y nos estamos cargando el planeta. Cuidadito, que no estoy pensando en el “pobre planeta”, que estaba aquí mucho antes de que llegáramos nosotros. Me da miedo que las próximas generaciones no tengan un lugar en el que vivir, sino un sitio al que sobrevivir. Y es que no nos damos cuenta de que no es el planeta lo que se muere, sino el ecosistema en el que la vida HUMANA es posible.

Pawel Kuczynski

Es decir, nos estamos encargando de cavar nuestra propia tumba… Hurra y bravo por nosotras, personas estúpidas que no respetamos lo que tenemos…

Pero yo si, yo quiero respetar, vivir y amar aquello que me rodea. Buscar la manera de vivir de otra forma, y empezar a encarar el futuro de forma que pueda mirar el dia de mañana a mis niñ@s y decirles: si, yo he hecho algo para que vosotr@s podáis tener una vida distinta, feliz, razonable y fuera de todas esas bazofias que nos venden y nos hacen sentirnos tan mal.

Voy a iros contando como voy a empezar mi camino hacia mi meta: buscar el lugar más factible para poder ser autosufiente. Y para eso, agradeceré vuestra ayuda. Decidme, en vuestro país, ¿cómo es la legislación para con las construcciones de super adobe?, ¿es factible crear un proyecto de autosuficiencia cerca de donde vives?

Ya estoy trabajando buscando lugares, planificando visitas a distintas ecoaldeas para ver cómo funcionan, qué problemas se encuentran y cómo es la vida en los lugares que, a mi me parece que están muy cerca de lo que a mi me gustaría encontrar. Busco una comunidad que se asemeje a mis demandas, y si no la encuentro, tendré que atarme los machos y ponerme manos a la obra a construir una…

SE BUSCAN

Personas, da igual la edad, pero libres de mentalidad. Capaces de trabajar muy duro por un proyecto común. Personas comprometidas con los demás,  que entiendan la importancia de tejer una red de apoyo, una red complementaria: yo te doy cebollas, dame tomates. Ese tipo de cosas. No es necesario que todos y todas seamos hiper-amigos. A mi, sinceramente, mientras los demás respeten la libertad individual de cada uno y bajo ningún concepto se haga daño a nadie, todo está bien. No sé si me explico.

Viveremos en un terreno lo suficientemente grande para tener espacio vital por cada unidad familiar y poder construir pequeñas casitas de invitados en caso de que las circunstancias actuales sigan por el mismo camino y tengamos que acoger a la familia. 

Fuente: Acostarse con gente inteligente y que escuche buena música (Facebook)

Lo ideal es tener zonas comunes en las que tener espacios para reunirnos cuando apetezca, comer, hacer cuentacuentos, teatro…. tener un verdadero centro de ocio, donde puedas conseguir libros, comics, pelis, música… un sitio donde cultivarse, con ludotecas para todas las edades. Sitios donde reunirse con los amigos y los vecinos si se tercia, y pasarlo bien.

Hacernos cada uno nuestro huerto, poniéndonos de acuerdo con todas las unidades familiares (representativas de una casa). Porque, las familias pueden ser muy distintas. Cada persona aporta lo que tiene. Y más en éstas circunstancias. Sé que hay un montón de gente que necesita un modelo alternativo. Y existe, lo están haciendo en Grecia. Una comunidad autosostenible, con su energía solar, su canalización de agua, sus baños de arena… yo que se… La verdad es que esto es una idea que tiene que crecer entre todas aquellas personas que estuvieran interesadas en pertenecer a una comunidad semejante.

Necesitamos un cole, con sus maestr@s. Pero molaría un cole nuestro. Una escuela libre, donde los niños pudieran aprender otras cosas, además de estar sentados… No hago más que pensar en la peli francesa ésta: en al que los niños tienen escuela de circo la mitad de su dia, lo que hace de los enanos unas máquinas. Ademas, ya, bien desfogados, los chavales rinden mucho más, por lo que aprenden de una manera ávida y llena de curiosidad concentrada 🙂

Necesitamos un/a médico, que nos cure y nos cuide cuando nos pongamos malit@s.

Necesitamos un/a abogad@, que nos ayude a mantenernos acorde con la ley, sin que la ley nos haga esclavos.

Te necesitamos a ti, con tus ideas y aportaciones para hacer algo nuevo y distinto, con cabeza y con ganas de ser felices, proporcionando a nuestros niñ@s una alternativa real a éste mundo sinsentido, en el que nos encontramos cosas como ésta:

Para más información, no te pierdas este documental.

Continuará…. ¡¡Un besote Minimoliano!!

Valores

La perspectiva lo es todo!! Relatividad, gran concepto

Decidir vivir como vivimos. Cuál es tu baremo para juzgar a las personas que nos rodean?? Es una pena, pero no podemos evitar el medir, catalogar, encasillar a las personas que interactúan con nosotr@s.
Eso es lo que define tu esencia, la manera en la que eres capaz de valorar a las personas. Hay quien no comprende nada sobre cualquier cosa que no tenga que ver trabajar en una oficina, andar de reuniones, de rodaje, de temporada, de campaña, de preproducción, producción, ejecución, obra, acabados, encargo, evento, concierto…. madre mia, que de cosas. Que de maneras de poner un plazo para acabar un trabajo. El dinero lo es todo. Es el que marca la manera, el ritmo, el corazón y el alma. Muchas veces injustamente ensalzado, otras veces terriblemente mutilado… todo trabajo y proyecto debería tener el corazón de las personas que lo conforman. Al fin y al cabo todo es un trabajo de equipo. Si nos damos cuenta, las maneras de jerarquizar las corporaciones, Imperios (de todo tipo, incluso los imaginarios)… la manera en la que vemos y organizamos de manera eficaz los seres, en general, no solo los humanos, tiene que ver con el grupo. Por eso nuestro mundo se dirige sin paracaídas a la mismísima mierda. Porque, en las últimas generaciones se ha impulsado el individualismo. El elitismo frente a lo que siempre se ha visto como algo natural, el trabajo en grupo, los clanes, las tribus. Dónde se ha visto que los mayores no se merezcan nuestro respeto?? Estamos perdiendo el norte, y nos incluyo porque lo vemos, y no hacemos nada para evitarlo…

Elegir una identidad correcta lo es todo!!!

Aquí sentada en la puerta de mi casa, viendo el bosque y a Pasi, diminutivo de Pasionaria, retozando en el césped feliz, cerrando sus ojitos de cachorra al abrigo del sol;  tiro de facebook, invento del demonio que me mantiene en contacto con la civilización, recordándome, muy a mi pesar, que soy humana. Y que no debo perder ciertas costumbres. Veo las actualizaciones, una amiga justifica trabajar un día de fiesta con sol por el amor a su trabajo. Y cómo la entiendo. Hasta hace un año, para mí el trabajo era, en parte lo que daba sentido a mi vida. Me encanta mi trabajo, lo mejor de todo es que no tengo una única profesión, porque las rutinas me comen la moral, me hacen infeliz total y míseramente. Yo no puedo trabajar en una oficina con un horario fijo haciendo las mismas funciones cada día, me vuelvo loca. Necesito cambios, retos, aprender cosas nuevas, algo que me mantenga entretenida. La rama, da igual, tengo la capacidad de adaptarme a las distintas necesidades de un trabajo, organizar, planificar, ejecutar, evaluar… todos los trabajos de una u otra manera se basan en lo mismo.
 

No, no todo el mundo vale para todos los trabajos…


 Amaba mi trabajo hasta tal punto, que no me importaba quedarme trabajando el tiempo preciso para acabar la tarea encomendada o planificada. El problema surge cuando, por mucho que ames tu trabajo, dejamos pendientes otras tareas inherentes al ser humano que nos mantienen equilibrados. Tiempo para cuidar nuestro cuerpo (comer sano y a tus horas, un pelín de ejercicio, en fin, esas cosas), tiempo para pasarlo con tu familia (que son los que nos mantienen unidos a la vida,  son los que nos recuerdan las cosas importantes, como experimentar cosas por primera vez, probar, vivir!!), tiempo para los amigos (que son los que nos hacen reflexionar sobre nosotros mismos , los que nos apoyan si nos hace falta, con los que nos divertimos y desconectamos del mundo), tiempo para la pareja (el amor es como una flor, debemos regar y abonar a la planta si queremos que  florezca)…

Cómo dices?? No te parecen importantes las relaciones con los demás?? where is the popo??

 

En los trabajos de hoy en día, tal cual está configurado en la mayoría  de las empresas, nos exigen renunciar a un montón de cosas. La conciliación con la vida familiar es una premisa que suena muy bonita, pero que pocos tienen el privilegio de disfrutar. Y tal como está la situación, peor se ha puesto el tema, porque ahora el que tiene trabajo es un privilegiado, y te hacen acaparar el trabajo de más puestos, de tus compañeros despedidos o no contratados. Creo que ahora mismo, poca gente se ha parado a pensar qué quiere hacer con su vida. Siento como si de pronto hubiesen querido condenar a la gente, o bien a trabajar como un esclavo, o bien para ser pobres y vivir sin nada el resto de sus días. Que no nos hagan perder el libre albedrío, el de verdad. Que no se te olvide que no necesitas todo eso que te han dicho que necesitas para ser una persona completa y realizada, que eso no es más que una campaña de márketing. Si no tienes nada, vete al campo y construye con tus propias manos, como ha hecho desde hace milenios el homo (no digo sapiens por dos razones: primera, tengo mis dudas sobre lo de sabio, segunda no solo los sapiens trabajaban y eran capaces de proveerse de lo que necesitaban). Nos hemos acobardado un poquito, como especie. No te parece?? Ahora, si no vamos a comprar el alimento, casi nadie sabe cómo plantar un tomate. Creo que deberíamos espabilar un poco, y darnos cuenta de que la situación solo cambiará en el caso de que nosotr@s la cambiemos. Hemos ninguneado la vida del campo, el pueblo, la tribu, la familia…. Todos esos conceptos se han echado a perder y ya no significan lo mismo. Ahora que he probado ambas vidas, me alucinan las conclusiones. Estaba tan equivocada en tantas cosas… y veo la equivocación de aquellos que me rodean y que se resisten a ser felices, tomando el camino “fácil” por no tener valor a enfrentarse a sus sueños, a sus verdaderas inquietudes… a realizarse como personas… prefieren vivir frustrad@s y cabread@s el resto de sus días…

pero, qué esperabas?? ésto es la vida…

Fuente: El gato con gafas

Somos lo que comemos y lo que pensamos.

Últimamente hemos escuchado un montón de noticias con respecto a alimentos que llegan a nuestra mesa sin ser lo que parecen. Vivimos en un mundo de lo más raruno. Por qué la comida más barata es la más elaborada y la que más azúcares y guarrerías lleva?? No entiendo… o no quiero entender… Será que quieren que aquellos que menos tienen se conviertan en obesos, diabéticos, o enfermos en general?? Alternativas hay muchas. Si noticias como éstas no te dan ganas de buscar otra manera de comprar que no tenga nada que ver con grandes superficies, ya no sé que puedo contarte.

Pero, lo que propone éste hombre, a mi me llena de estupor… ya me estoy imaginando comiendo polvos y batidos ruinosos… con lo rica que está la comida, jolines!!! Es cierto que existen algunos problemas relacionados con la alimentación, pero no me parece que la solución se encuentre en darnos química… aunque si, para controlar la desnutrición, para pacientes que no puedan digerir… yo que sé, puede tener sus momentos… pero, imaginarme que me quitan el placer de comerme una buena ensalada, con su lechuguita y sus tomatitos… me pongo triste y todo!!!!

Es evidente que necesitamos un cambio. Yo no se si este cambio vendrá de la mano de nuestro pensamiento, como asegura Bruce Lipton, pero es evidente que la publicidad y por tanto el consumismo y el capitalismo, están haciendo estragos en nuestra forma de vivir, de ser y de comportarnos. Revisando mi vida, por medio de los testimonios vivos que me voy encontrando (fotos, cuadernos) me doy cuenta de que no he sido justa conmigo. Durante años me he sentido fea, incluso despreciada por mi misma, de una manera inconsciente y muy dañina. Es curioso cómo nos hacen cambiar la manera de vernos… el constante bombardeo subliminal al que estamos acostumbrados nos hace sentirnos fuera de lugar, como si de pronto nadie que no sea una autentica Barbie tuviera derecho a existir en éste mundo lleno de prototipos siliconados y ciclados. Revisando las fotos, a día de hoy, que llevo casi un año absolutamente desconectada de ese bombardeo (aunque si es cierto que algún programa veo, pero mi ingesta de tv será de cuatro horas a la semana como máximo, y no veo anuncios)…. me he dado cuenta de que mi percepción de mi misma ha cambiado. Me doy cuenta de que de pronto soy capaz de ver la belleza que hay en mi rostro, en mi risa, en mis carnes y en mi naturaleza natural llena de naturalidad, porque así soy yo. Yo misma, en estado puro, todo el rato. Y sé que es algo que puede llegar a cansar, pero es lo que hay.

Me he dado cuenta que durante años he vivido en una cáscara, con miedo a que a los demás no les guste lo que hay dentro, viendo fealdad y complejos en donde debería verme a mi misma, como soy, con mis defectos y mis virtudes. Me he juzgado tan duramente, que he llegado a renegar de mi cuerpo. Y lo que es peor, he dejado que mis miedos se alimenten de los desprecios de los demás, haciendo de los problemas de los otros los míos… permitiendo que los desprecios de las personas de mi entorno me hirieran y me hicieran esconderme. Siento cómo de pronto las piezas encajan, de tal manera que a ese amante que no me quiso, le devuelvo su indiferencia hacia mi cuerpo, llenando ese vacío con el amor que he decidido profesarme a mi misma, y en especial, a mi cuerpo con toda la dedicación que se merece.

El futuro ya está aqui
Y es que, yo soy yo. Única y especial. Y si tod@s encontramos nuestro lugar en el mundo, de tal manera que tod@s nos sintiéramos bien…sabéis lo que pasaría ? que dejaríamos de llenar nuestro vacío existencial comprando… y terminaríamos por no echarnos perfumes carísimos, ni compraríamos ropa chachi…el fin del consumismo!! porque, si uno tiene lo que necesita… para qué necesita más?? Si lo pensamos detenidamente, la base del actual sistema seguimos siendo nosotr@s, la base de la pirámide. Sin nuestro trabajo, sin nuestro consumo, los ricos y poderosos no son nada. Estoy segura de que un Proyecto Mayhem al más puro estilo  Figth Club acabaría con muchos de los problemas del mundo. Una alternativa es posible?? por supuesto, solo tenemos que poner de acuerdo a toda la población Mundial xD
Pero vamos, que empezando por ser conscientes del poder que ejercen sobre nosotr@s sin darnos cuenta, ya estamos cambiando un poquito el mundo…
Y tu?? Vas a cambiar tu mundo??

Libres

No hay peor sordo que el que no quiere oir….

Maravillosa inquietud!!!!! No recuerdo quién, pero alguien me contó una vez que hay una teoría que dice que si tienes una idea, no serás el único en soñarla, planearla y ejecutarla. Que la vida me haga replantearme mi existencia hasta los cimientos, ver que de pronto todo el mundo con un poquito de sensibilidad de mi entorno está pensando en lo mismo…. y no solo lo piensa, sino que lo manifiesta de formas tan maravillosas como ésta…. me hace recuperar la fe en la humanidad. Y es que, una de las cosas que están consiguiendo los medios de comunicación y las personas que ostentan el poder es hacernos creer que la vida no tiene futuro….. y eso, no puede ser!!!

 Revisemos los conceptos que nos hacen libres. Revisemos los conceptos que debemos cambiar si queremos vivir una vida plena y satisfactoria. Qué necesitamos para ser felices?? Un hogar, un trabajo (revisemos el concepto de trabajo…), una familia… una unidad familiar, mejor. Qué quiero decir?? Cuando hablamos de familia, nos viene a la mente un papá, una mamá, unos niños, unos abuelos, unos tíos. Una unidad familiar puede englobar más formas de vivir la familia: unos abuelos que cuidan de sus nietos, dos mamás, dos papás, dos mamás y un papá, un papá y dos mamás… una mamá… un papá… y a mi que me importa??? Una unidad familiar es un hogar en el que habitan las personas que componen una comunidad. Cómo sea la educación, formación o las creencias de esas personas, no es de mi incumbencia. Aprendamos a respetar a los demás, sin necesidad de catalogar ni comparar. Por qué tengo que comparar mi vida con la de nadie?? ni mis pensamientos?? ni mi aspecto físico?? Yo soy yo, porque he decidido serlo. Déjate de tontunas, abre tu mente y empieza a darte cuenta de que la única responsabilidad es tuya. Revisa tus conceptos, cambia aquello que no te gusta, deja de decirte que la culpa es de tu infancia, padres, maestr@a…. circunstancias!! Eso jamás te va a eximir de tu responsabilidad: vive tu vida!!!

Muy bien… es verdad que hay mucha incultura… pero… bueno, es que tanta clasificación… yo soy persona, y tu?

Fíjate si hay maneras de vivir el sexo. Porque la sexualidad es parte de nuestra identidad, y por mucho que nos fastidie, lo cierto es que juega un papel fundamental en nuestro comportamiento, y lo que es más, sobre el comportamiento de los demás frente a ti. Es muy fácil hacer un experimento: Coge un dia, ponte el chándal más viejuno que tengas. Déjate el pelo sucio, cuantos más dias mejor. No te laves la cara. Vete a un banco e intenta abrir una cuenta. Repite la operación, pero ahora, vete guapisma/guapismo, con un buen traje, vestido, escote, joyas… ves la diferencia?? en el trato, en las miradas de la gente que te encuentres, en todo. No es que seamos hipócritas, es que estamos programados. Nos han hecho creer que en la apariencia está el 90% de lo que valemos…. y ahora viene la pregunta del millón: a ti te vale?? eso es lo que quieres?? Pues muy bien, yo te respeto. Pero, no te comparto.

Fuente: Stop Fat Phobia!

Y ya, por donde nos tienen pero bien cogidos (en todo su sentido argentino) es con el trabajo. Dime una cosa, te has parado ha pensar qué quieres tú del trabajo?? Te has parado alguna vez a plantearte el por qué trabajas?? Si, necesitamos vivir. Si necesitamos comer. Pero hay alternativas que, al menos yo, ni me he planteado en mucho tiempo, básicamente porque me han programado para creer que el trabajo “bueno y válido” es el que hace que a final de mes tenga un sueldo. Hemos ninguneado a la gente del campo, quitándole importancia a su función y tratándoles de paletos y de incultos. Hemos creído durante mucho tiempo que en la ciudad se vive mejor, que vivir en un pueblo es un atraso… Madre mía, que ciega he estado. Menos mal que, al hacerme responsable de mis pensamientos y sentimientos me he dado cuenta de que me estaba negando a mi misma la felicidad en mayúsculas. Porque el trabajo, es invertir tu tiempo en hacer algo productivo. Ahora, no hago más que esperar como agua de Mayo el momento en el que me pueda arremangar y liarme a construir mi hogar, con mis manos. Disfruto del proceso de planear mi hogar, imaginándome cómo colocar esa ventana o cómo construir ese rincón. Y me doy cuenta de que todos los trabajos que he aceptado en mi vida (que son muchos y variados) han hecho que adquiriera aquellas habilidades que me van a hacer falta para cumplir mi sueño. Que maravilla!!! Aún sin darme cuenta, la Universidad de la Vida me ha Doctorado en aquellas cosas que me han hecho, y harán, falta para desarrollarme completamente y ser feliz. Valoremos nuestras aptitudes y habilidades, nuestras experiencias y decisiones, todos los elementos que hacen de ti lo que eres.

Y, ya ves, por mucho que estemos programados, si no haces caso a tu corazón nunca serás LIBRE ni FELIZ. Y si no dejas de hurgar, pues pasa lo que pasa… que el ser humano, aunque nos parezca mentira, es un ser inteligente, independiente y conectado, lleno de vida y de sabiduría…. en fin, que al final, caemos en la cuenta!!!

El Jueves

Much@s de vosotr@s me escribís con ganas de leer más, de saber más… realmente, comparto lo que me llega… y aunque de vez en cuando me tome un tiempo de silencio, es porque estoy cultivando más historias para compartirlas con vosotr@s. Mil gracias por vuestro interés. Se os quiere 🙂