¿Futuro? ¿Qué futuro? (publicado en PK Enero 2014)

 Amanda

La relatividad del tiempo es algo que siempre me ha fascinado. Desde que leí eso de que el tiempo es lineal, siempre me ha venido a la cabeza el hecho de que viajar en el tiempo tiene que ser posible. Siendo lineal, siendo un plano, ¿por qué no?. Desde que escuché hablar sobre la teoría de cuerdas, siempre he asociado (en otra escala, en otro nivel) las relaciones personales con las cuerdas del Universo. Los lazos familiares, los lazos con otras personas, son los que, junto con nuestra toma de decisiones, nos terminan de convertir en lo que somos. Ningunear el poder de los demás sobre nuestra propia vida, pensar que somos seres independientes y que no nos afectan los demás, es el mecanismo de defensa más jodío de la historia de la humanidad. ¿Que por qué? Pues porque es el que te hace despegarte, el que hace que no des importancia a la gente de tu vida, el que consigue que termines sin experimentar el amor en todo su esplendor. Cuidado, no digo con esto que las relaciones sean imprescindibles, o que estemos condenados a pasar nuestra vida siempre con esa persona que tienes a tu lado. Las personas cambian a medida que tú cambias. Todas las personas cambiamos (gracias al Universo).
Estaremos de acuerdo en que, a medida que estudiamos cosas más pequeñas (por ejemplo la ley de atracción de cuerpos o la gravedad), vemos que los mismos patrones se repiten en en Universo una y otra vez. Los átomos funcionan como pequeños sistemas solares. Las células de nuestro cuerpo tienen las mismas partes que cualquier ser (tienen sus mitocondrias, que les dan energía, tienen su aparato de Golgi para hacer cacota, tienen su membrana, que aunque es permeable para lo que ellas quieren, las definen en su estructura, ¡¡como la piel del ser humano!!, etc.). Y es que es fascinante ver como los mismos modelos se repiten una y otra vez hasta el infinito.

Fuente: Así es, todos tan monos cuando somos pequeños. Qué pena no quedarnos tan entrañables…
 

Y pensar en estas pequeñas “vanalidades”, darme cuenta del milagro de la existencia, valorar ese milagro como parte de mi vida es lo que hace que pueda vivir en la calle de la piruleta. Porque, si me pongo a pensar en mi futuro concreto, si tengo que dedicarme un ratito a pensar en lo que puede venir,  me tiemblan las piernas. No solo por el hecho de que las leyes son cada vez más castrantes, sino porque la fe en la humanidad es algo que brilla por su ausencia (al menos en mi vida). Y es que, motivos no me faltan. Empezando por noticias como que Belén Esteban es la autora del libro más vendido (hasta ahora a vendido 5 ediciones… Menos mal que Sampedro no ha vivido para ver semejante ultraje) o el hecho del daño que la publicidad y el porno indiscriminado hace a nuestros niñ@s, sin que a nadie parezca molestarle.

Fuente
 

Ya hemos hablado de cómo nos afectan las palabras, de el poder de los medios de comunicación en nuestras vidas, de cómo cambia el cuento en distintas culturas al llegar la televisión… Y todavía me encuentro comentarios como: “no, si es que estáis infravalorando la personalidad de la gente, porque todos tenemos una visión distinta de la sociedad, pero a mí no me influye la publicidad como vosotras decís, feminazis…”.

 

Que jartera, Fridas y Kahlos. Que JARTERA de cabezonismo. Por un lado, me dan ganas de abrir conciencias, por otro, de meterme en mi agujero Hobbit y pasar de la humanidad. Menos mal que aún estáis vosotr@s ahí, que nos leéis, que nos compartís, que nos debatís con criterio… Porque si no, dan ganas de perderse en el bosque. ¿Y quién sigue alegando que no es la solución? Porque, por mucho que mi entorno me mira con ojos ojipláticos intentando entender cómo puede existir una persona que prefiera la compañía de animales, plantas y naturaleza general antes que las hordas de personas que viven en la ciudad… Sí, lo admito, soy una jipi comeflores que se considera conectada con “algo” (la preocupación ante lo que ocurre en el mundo, en general). Y yo me pregunto: si hay seres así de descerebrados en nuestra sociedad, que deciden cerrar los ojos ante las verdaderas preocupaciones de la vida, sobre los verdaderos problemas que vamos, estamos o tendrán que enfrentar nuestros/as hijas/os, existirán consciencias mayores… ¿¿Y también más tontacas??
Vamos con otro ejemplo de cómo nos manipulan, ahora poniendo como objetivo las personitas más pequeñas y más indefensas:

 

Si es que, los niños son parte del mundo. Y no se tiene ningún tipo de piedad, al revés, se les domestica el cerebro para que, cuando crezcan, sean mucho más fáciles de manejar. Ahora ya les da igual que lo sepamos o no. Hace no mucho, me preguntaba dónde estarán trabajando todas las personas que he conocido a lo largo de mi vida y que han sido psicólogos. Pues, como me temía, más de la mitad venden sus conocimientos a grandes empresas que se dedican a desarrollar las maneras de comer esa pequeña zona de tu cerebro, que pintado como los pictos (a lo William Wallace) y con su falda escocesa a cuadros intenta plantarle cara al consumismo. Ese irreductible, ese pequeño trozo de tu cerebro termina tentado por la rubia de grandes tetas y labios rojos que pasa por delante vistiendo solo channel n5. No tenemos nada que hacer (dicen muchos), nos tienen rodeados y la sociedad es así. No podemos estar aislados del resto de la humanidad (dicen otros)… ¡¡ERROR!! Siempre se puede decir algo:

Fuente
 

Nunca pensé que citaría a un grupo como Ska-P, volviendo a los orígenes… Pero creo que su canción Consumo-Gusto deja bastante claro, y a un ritmo pegadizo (sí, sí, cambiamos la letra por la de la marihuana y es exactamente la misma. Georgie Dann también lo hacía y es un ídolo. Y si no, no has tenido infancia).

Pues eso Frida, pues eso Kahlo. Nosotras, las personas, somos la única esperanza ante semejante plantel. Somos la única esperanza, de verdad. Que igual te puedes sentir como Luke o Leia en Star Wars: el peso del Imperio, de los Rebeldes y de todo el Universo reside en tus hombros, pequeño/a padaguan. Solo nosotros, con nuestras conciencias, podemos cambiar el futuro.

Fuente
  Mader main, si ya es difícil encontrar pareja hoy en día…¡¡mirad, Fridas y Kahlos, lo que nos espera!!

¿Y tú? ¿Qué futuro has pintado para tu vida? ¿Cómo? Me parece increíble que no lo tengas claro. Pues hala, a buscarte un cuaderno chachi y empieza a describir, lo más detalladamente posible cómo te gustaría a ti vivir ese futuro inmediato, que ya está aquí. Empezando por este 2014 que te deseo lleno de todos tus deseos: que el Universo ponga a tu alcance todas las materias primas que necesitas para convertir tus deseos en realidades.

Muchos besos Minimolianos.

Un año ya!!

Hoy hace un año que empecé con este blog. Durante ésta vuelta completa al sol me he planteado muchas cosas: irme de voluntaria a una granja, trabajar en cualquier cosa que me mantuviera cerca de la naturaleza y la tierra, meterme a monja budista… yo que sé, se me han pasado mil ideas por la cabeza, y todas ellas enfocadas a salir de esta sociedad, este sistema que, como bien dice la Mami es un sistema zombie : ya está muerto, pero no quiere reconocerlo.

Países tan “civilizados” como la propia Alemania han estallado, pero nada se dice, todo se calla. Sabemos que ya no hay vuelta atrás para con muchas de las acciones que se han llevado a cabo en nuestro país, pero a mi lo que me gustaría saber es si realmente existe la posibilidad de que España sea otra cosa. Creo que debemos tomar la responsabilidad que nos ha tocado vivir, y por eso, he decidido quedarme. No para cambiar el mundo, sino para crear el mío. Con esto no quiero decir que las personas que se han ido a otros lugares sean unas irresponsables que han pasado de su país, creo que es normal que cada uno intente buscarse las habas de la mejor manera posible. Respeto profundamente el valor que hay que tener para enfrentarse a un país distinto, irse lejos de la familia y los amigos para poder tener un futuro.

Y es que no nos damos cuenta de que nos están tomando el pelo. Por todos los lados. Dicen los Mayas que estamos dormidos, y tienen toda todita la razón. Y no es una metáfora, cada dia lo veo más claro. Nos han adormilado con todo su mercado, su capitalismo y su consumismo. Hoy, he tenido que ir (sí, he tenido porque si hay algo que odio en este mundo son los centros comerciales) a comprar. Buscando unas zapatillas, he dado con una escena que me ha puesto la piel de pollo: una niña sola en mitad de una marabunta de ropa y zapatos, todo revuelto, llamando a gritos a su mamá. La mamá estaba cerca de mí, y mirando con cara indiferente a su hija de no más de 3 años, ha pasado de ella. Pero de una manera que me ha revuelto el alma. El padre, llegando por detrás, la zarandea cogiéndola de el brazo y la grita que deje de montar el espectáculo, que deje en paz a su madre comprar. Claro que si.

De verdad, espero que podamos cambiarnos, que hagamos lo posible para no volcar nuestra frustración a nuestr@s niñ@s. Ojalá que, poco a poco, nos demos cuenta de que solo hay una manera de cambiar el mundo, y es por medio de nuestro legado: nuestr@s niñ@s y su educación. Si criamos un montón de gentuza que prefiera mirar zapatos antes de atender a sus hij@s, ¿en qué lugar nos deja eso? Hace unos días leía en algún lugar de la red una frase que me dejó marca: tenemos niños que dejamos abandonados en colegios aburridos y nos extrañamos de que luego los hijos abandonen a los padres en residencias de ancianos. Que sí, que el cole es necesario, que no hay muchas más opciones, que nadie se sienta mal por las palabras que utilizo, pero espero remover un poquito tu conciencia para que, de esa manera, ames un poquito más a los tuyos, y se lo digas de corazón cada día de tu vida.

Un besote Minimoliano, muchas muchas gracias por vuestro apoyo. Gracias a vosotr@s no pierdo la fe en la humanidad. Me ayudáis a creer que un mundo mejor es posible 😉

Podéis seguirme a través de:

https://www.facebook.com/pages/El-Mundo-de-Minimol/1445840572296364