Valores

La perspectiva lo es todo!! Relatividad, gran concepto

Decidir vivir como vivimos. Cuál es tu baremo para juzgar a las personas que nos rodean?? Es una pena, pero no podemos evitar el medir, catalogar, encasillar a las personas que interactúan con nosotr@s.
Eso es lo que define tu esencia, la manera en la que eres capaz de valorar a las personas. Hay quien no comprende nada sobre cualquier cosa que no tenga que ver trabajar en una oficina, andar de reuniones, de rodaje, de temporada, de campaña, de preproducción, producción, ejecución, obra, acabados, encargo, evento, concierto…. madre mia, que de cosas. Que de maneras de poner un plazo para acabar un trabajo. El dinero lo es todo. Es el que marca la manera, el ritmo, el corazón y el alma. Muchas veces injustamente ensalzado, otras veces terriblemente mutilado… todo trabajo y proyecto debería tener el corazón de las personas que lo conforman. Al fin y al cabo todo es un trabajo de equipo. Si nos damos cuenta, las maneras de jerarquizar las corporaciones, Imperios (de todo tipo, incluso los imaginarios)… la manera en la que vemos y organizamos de manera eficaz los seres, en general, no solo los humanos, tiene que ver con el grupo. Por eso nuestro mundo se dirige sin paracaídas a la mismísima mierda. Porque, en las últimas generaciones se ha impulsado el individualismo. El elitismo frente a lo que siempre se ha visto como algo natural, el trabajo en grupo, los clanes, las tribus. Dónde se ha visto que los mayores no se merezcan nuestro respeto?? Estamos perdiendo el norte, y nos incluyo porque lo vemos, y no hacemos nada para evitarlo…

Elegir una identidad correcta lo es todo!!!

Aquí sentada en la puerta de mi casa, viendo el bosque y a Pasi, diminutivo de Pasionaria, retozando en el césped feliz, cerrando sus ojitos de cachorra al abrigo del sol;  tiro de facebook, invento del demonio que me mantiene en contacto con la civilización, recordándome, muy a mi pesar, que soy humana. Y que no debo perder ciertas costumbres. Veo las actualizaciones, una amiga justifica trabajar un día de fiesta con sol por el amor a su trabajo. Y cómo la entiendo. Hasta hace un año, para mí el trabajo era, en parte lo que daba sentido a mi vida. Me encanta mi trabajo, lo mejor de todo es que no tengo una única profesión, porque las rutinas me comen la moral, me hacen infeliz total y míseramente. Yo no puedo trabajar en una oficina con un horario fijo haciendo las mismas funciones cada día, me vuelvo loca. Necesito cambios, retos, aprender cosas nuevas, algo que me mantenga entretenida. La rama, da igual, tengo la capacidad de adaptarme a las distintas necesidades de un trabajo, organizar, planificar, ejecutar, evaluar… todos los trabajos de una u otra manera se basan en lo mismo.
 

No, no todo el mundo vale para todos los trabajos…


 Amaba mi trabajo hasta tal punto, que no me importaba quedarme trabajando el tiempo preciso para acabar la tarea encomendada o planificada. El problema surge cuando, por mucho que ames tu trabajo, dejamos pendientes otras tareas inherentes al ser humano que nos mantienen equilibrados. Tiempo para cuidar nuestro cuerpo (comer sano y a tus horas, un pelín de ejercicio, en fin, esas cosas), tiempo para pasarlo con tu familia (que son los que nos mantienen unidos a la vida,  son los que nos recuerdan las cosas importantes, como experimentar cosas por primera vez, probar, vivir!!), tiempo para los amigos (que son los que nos hacen reflexionar sobre nosotros mismos , los que nos apoyan si nos hace falta, con los que nos divertimos y desconectamos del mundo), tiempo para la pareja (el amor es como una flor, debemos regar y abonar a la planta si queremos que  florezca)…

Cómo dices?? No te parecen importantes las relaciones con los demás?? where is the popo??

 

En los trabajos de hoy en día, tal cual está configurado en la mayoría  de las empresas, nos exigen renunciar a un montón de cosas. La conciliación con la vida familiar es una premisa que suena muy bonita, pero que pocos tienen el privilegio de disfrutar. Y tal como está la situación, peor se ha puesto el tema, porque ahora el que tiene trabajo es un privilegiado, y te hacen acaparar el trabajo de más puestos, de tus compañeros despedidos o no contratados. Creo que ahora mismo, poca gente se ha parado a pensar qué quiere hacer con su vida. Siento como si de pronto hubiesen querido condenar a la gente, o bien a trabajar como un esclavo, o bien para ser pobres y vivir sin nada el resto de sus días. Que no nos hagan perder el libre albedrío, el de verdad. Que no se te olvide que no necesitas todo eso que te han dicho que necesitas para ser una persona completa y realizada, que eso no es más que una campaña de márketing. Si no tienes nada, vete al campo y construye con tus propias manos, como ha hecho desde hace milenios el homo (no digo sapiens por dos razones: primera, tengo mis dudas sobre lo de sabio, segunda no solo los sapiens trabajaban y eran capaces de proveerse de lo que necesitaban). Nos hemos acobardado un poquito, como especie. No te parece?? Ahora, si no vamos a comprar el alimento, casi nadie sabe cómo plantar un tomate. Creo que deberíamos espabilar un poco, y darnos cuenta de que la situación solo cambiará en el caso de que nosotr@s la cambiemos. Hemos ninguneado la vida del campo, el pueblo, la tribu, la familia…. Todos esos conceptos se han echado a perder y ya no significan lo mismo. Ahora que he probado ambas vidas, me alucinan las conclusiones. Estaba tan equivocada en tantas cosas… y veo la equivocación de aquellos que me rodean y que se resisten a ser felices, tomando el camino “fácil” por no tener valor a enfrentarse a sus sueños, a sus verdaderas inquietudes… a realizarse como personas… prefieren vivir frustrad@s y cabread@s el resto de sus días…

pero, qué esperabas?? ésto es la vida…

Fuente: El gato con gafas